El técnico se quejó del arbitraje por el empujón en el área a Castelli en el primer tiempo. "El resultado es bueno, teniendo en cuenta la cancha, el rival y el árbitro", resumió.


“No me gustó para nada el arbitraje. Hubo un penal grande como el estadio”. Sin rodeos, Darío Franco hizo foco en la polémica de la noche en Tucumán, con el evidente empujón a Facundo Castelli en el área, y que pudo haber cambiado el rumbo del empate de Instituto ante San Martín.

“El resulado es bueno, teniendo en cuenta la cancha, un rival que juega bien y el árbitro”, añadió en Radio Sucesos.

Franco también analizó el trámite del cotejo y reconoció: “Por momentos sufrimos. En el juego no estuvimos bien, seguimos fallando. Si hubo mucha entrega”.

Y redondeó: “Para darle valor a este empate hay que ganarle a Almagro el lunes”. 




Comentarios