El titular de Osecac es investigado por administración fraudulenta a raíz de supuestas maniobras irregulares con cheques.


El presidente de la Obra Social de Empleados de Comercio y Actividades Civiles (Osecac), Armando Cavalieri, fue imputado por administración fraudulenta en el marco de la causa de la financiera CBI (Cordubensis).

La Justicia Federal encontró cheques perteneciente a Osecac que habían pasado por CBI y se habían convertido en dinero a través de algunas de las maniobras que hacía fundamentalmente (Javier) Guevara Amado con presunto lavado de activos, dijo a Cadena 3 el fiscal Enrique Senestrari.

“Este material fue sometido a análisis y se detectó que los cheques emitidos sin requisitos necesarios para garantizar la trazabilidad y el cobro definitivo por parte de quién era el destinatario real que eran prestadores de servicio de salud que trabajaban en contrato con la obra social en varios puntos del país”, precisó.

Añadió, en este sentido: “Esos cheques, al no cumplir con requisitos, tenían posibilidad de ser usados como lo hizo Guevara en CBI que fue monetizarlos como si fueran cheques comunes”.

Detalló que la característica de la maniobra “era que se pagaban prestaciones de salud que no eran prestadas por nadie, se pagaba a fundaciones médicas que hacían trabajos como de intermediadores entre los prestadores y las obras sociales que no existían o eran sólo sello de papel”.

Apuntó, de esta manera, que de la maniobra -hasta el momento- pudieron “detectar más de 53 millones de pesos” y no descarta que la cifra aumente.

Senestrari precisó que “el dinero, en lugar de ir a parar a prestadores de salud o médicos, iba a parar a CBI, al pago de camionetas Toyota“.

“Los pagos para esos vehículos debían ser hechos por los clientes reales porque se hacían en cuentas que estaban exentas de impuestos”, agregó.


En esta nota:

Córdoba Justicia Fraude


Comentarios