La provincia es pionera en el interior del país. En menos de 15 minutos, pequeños animales pueden ayudar a otros.


Las mascotas, al igual que las personas, también pueden ayudar a salvar la vida de sus pares. En un procedimiento muy sencillo, y que lleva algo más de 10 minutos, pequeños animales pueden donar sangre y colaborar en la recuperación de otros. 

“El donante no tiene ningún riesgo. Sólo tiene que estar en buen estado de salud y poder soportar una pequeña sedación”, explica a La Voz Carlos Perotti, el médico veterinario que junto con su socio, el bioquímico José María Bosch, crearon el primer banco de sangre del interior del país para pequeños animales.

El proyecto, en el que trabaja un equipo multidisciplinario, nació en el Centro Integral de Bioquímica Especializado en Veterinaria (CIBEV). En Vieytes 271, pleno corazón de Alto Alberdi , desde hace seis años, funciona entre otras especialidades, un banco de sangre. 

“La donación estimula un montón de factores de crecimiento. Está aconsejado, y hay estudios científicos que lo aseguran: los perros donantes sufren menos enfermedades, y las madres tienen mejor leche”, asegura Bosch.

Banco de sangre para mascotas

Y César Basone lleva tranquilidad a los dueños de los animales donantes: “Es algo superseguro. Al ser en un quirófano, están monitoreados. Ante cualquier reacción adversa, puede eliminarse el efecto del sedante. No hay un daño colateral, y los perros no tienen miedo de venir”.

La sangre es separada y llevada al freezer como un plasma rico en plaquetas, concentrado globular o bolsa entera de sangre. Cuando el veterinario solicita algún hemoderivado para una transfusión, C.I.B.E.V. les envía un protocolo para que sepan cómo actuar.

En estos casos es clave mantener la cadena de frío, aunque a la hora de ingresar al cuerpo del paciente, el producto debe estar a temperatura ambiente.

Requisitos y procedimiento

Para que un perro pueda ser donante debe pesar más de 20 kilos y la extracción se le puede realizar a partir del año y medio de vida. En el caso de los gatos, superar los cuatro kilos.

La práctica se puede repetir cada seis meses, el animal es sedado y el procedimiento dura menos de 15 minutos.

El perro tiene una ventaja sobre el gato, se le puede hacer una primotranfusión con cualquier grupo y factor. En algunos casos, existe la posibilidad de la autotranfusión: se le hacen extracciones a la mascota, ayudadas con hierro y vitaminas. Días más tarde, puede recibir su misma sangre.

Banco de sangre para mascotas

En el caso de los canes, el volumen que se les extrae desde la yugular es de medio litro y se utilizan las mismas bolsas que en medicina humana. Mientras que la medida para los pequeños felinos es de 60 ml.

“La sangre tiene una viabilidad de hasta 28 días. Todas las bolsas salen fechadas y con un número de protocolo que indica quién fue el donante”, explica el bioquímico.

Pero además, el centro ofrece un beneficio para el donante: una bolsa de alimentos, vacunas, o, si lo necesita, disponibilidad de sangre.




Comentarios