Por las obras y el estado de la cancha, peligra el Kempes para ser la sede del Boca-River



El partido debe jugarse el 14 de marzo y AFA esperará unos días más para saber si será acá o en Mendoza.

Lo que hasta hace algunos días parecía como seguro, ahora no lo es tanto

La Superfinal de la Supercopa Argentina se iba a definir en Córdoba, en el estadio Mario Alberto Kempes, pero en las últimas horas surgió la alternativa firme de que el partido se termine disputando en Mendoza.

Al parecer, desde AFA (y también desde los clubes) existen dos objeciones para que ese encuentro se juegue en nuestra Capital: las obras en los alrededores del predio (el cierre del Anillo de la Circunvalación) y los problemas que provoca en los ingresos y egresos, y el regular estado del campo de juego observado en la primera fecha de la Superliga, el día que Talleres recibió a San Lorenzo.

Si bien este último punto puede ser mejorado cuando falta poco más de un mes para que se juegue, lo segundo es mucho más problemático.

“Hay un compromiso de mejorar el campo de juego de Córdoba. Si no lo hacen, la final de la Supercopa será en Mendoza”, declaró mientrasd tanto este viernes Claudio Tapia, presidente de la Asociación del Fútbol Argentino, en diálogo con AM 910.

Lo que sí está en claro es que Boca, ganador del torneo local, y River, ganador de la Copa Argentina, lucharán por el título el miércoles 14 de marzo en lo que será la segunda final entre ambos equipos en la historia.

El estadio Mario Kempes abre sus puertas a la Copa Córdoba.

La anterior, en 1976, quedó en manos del xeneize por un gol de Suñé.

La edición anterior de la Supercopa Argentina se disputó el 4 de febrero, y Lanús superó al Millonario por 3-0 con goles de Lautaro Acosta, Nicolás Pasquini y José Sand.