Reclaman por los recortes salariales además de la reforma previsional impuesta por el Gobierno provincial.


A pesar de que aún rige el decreto de aislamiento social, preventivo y obligatorio, empleados municipales enmascarados marcharon este miércoles por la mañana hasta el Palacio 6 de Julio que permanece vallado y con custodia policial.

El reclamo principal de los empleados encolumnados en el Sindicato Unión Obreros y Empleados Municipales (Suoem) apunta a los recortes salariales que impulsó el intendente Martín Llaryora y que fueron aprobados por el Concejo Deliberante.

A esta situación conflictiva también se le sumó que la semana pasada se aprobó una reforma jubilatoria en la provincia de Córdoba que también implica un recorte y un cambio en estos haberes.

A todo esto se le suma que también la semana pasada, cuando el sindicato realizó otras masivas protestas se imputaron a más de 30 trabajadores por violar el decreto de aislamiento social preventivo y obligatorio. 

“Es inconmensurable el daño que se hace a trabajadores activos y pasivos, es una situación que estamos atravesando y que lo hacen en época de crisis. Uno escucha que nos cuidan la salud, pero por el otro lado nos recortan salarios y jubilaciones”, declaró Beatriz Biolatto, secretaria general de Suoem.

“Queremos que nos miren y nos respeten los derechos que tenemos. Estos barbijos nos cuidan de contagiarnos, pero no nos van a callar. El Gobierno no tiene que avanzar en nuestros derechos”, concluyó.




Comentarios