El Presidente electo dijo que lo único que desea es que "la Argentina se ponga de pie, incluyéndola a Córdoba".


El presidente electo, Alberto Fernández, le “tiró un centro” a Córdoba al manifestar que quiere verla “de pie”, dado que es una provincia que sufre la misma crisis “que toda la Argentina”, y en ese sentido dijo que hará “todo el esfuerzo” para que Córdoba entienda que él no es “un ladrón”.

“Los cordobeses no creen en el peronismo, les cuesta creer. Y no sé, tal nosotros habremos hecho algo mal, por lo cual ellos no creen (en el peronismo), no lo sé“, reconoció respecto de las diferencias del pasado entre el electorado cordobés y el kirchnerismo.

Sin embargo, Fernández se mostró en una postura superadora de esas diferencias, al manifestar: “Yo voy a hacer todo el esfuerzo para que Córdoba entienda que yo no soy un ladrón, que no voy a dejar que roben y que lo que quiero es que la Argentina se ponga de pie, incluyéndola a Córdoba“.

Ahondó en este punto al sostener que no está “enojado” con los cordobeses, sino que quiere que entiendan que se puede hacer “otro país, simplemente“.

El Presidente hizo estas declaraciones en el programa del periodista Tomás Méndez en C5N

Fernández hizo un breve recorrido por la historia de la provincia mediterránea (“Fue el punto de origen de la Revolución Libertadora”) y ahondó en la crisis económica que la afecta: “Córdoba no deja de tener los problemas que tiene toda la Argentina. Sigue necesitando del auxilio del Estado nacional para poder pagarles a sus jubilados, porque no puede pagarles por sí misma. Tiene además un endeudamiento en dólares muy fuerte“.

“Córdoba tiene otros problemas, sin ninguna duda. Tiene en sus plantas automotrices gente suspendida. Tiene empresas de motocicletas que han cerrado, porque dejan de fabricarse, pero cuando uno ve todas esas cosas se da cuenta de que a Córdoba le pasa más o menos lo mismo que le pasa a toda la Argentina“, aseveró.




Comentarios