La ardua tarea que desarrollaron los bomberos durante estos días permitió contener los lugares más complicados.


La baja en las temperaturas y el arduo trabajo de los bomberos de Córdoba permitieron contener los focos de incendios más complicados y que amenazaban a sectores poblados en las sierras.

Este miércoles, los incendios que aún permanecen activos están ubicados por un lado en la región de Santa María de Punilla.

Y por el otro, aún sigue la lucha en Salsacate, donde ya fue contenido en un 90% cerca de la medianoche de este martes.

“Nos quedan dos frentes de unos 500 metros cada uno, aunque el del norte es el que más actividad tiene. Desde las dos y media de la madrugada tenemos bomberos trabajando en la línea del fuego; somos optimistas”, aseguró el secretario de Gestión de Riesgo Climático y Catástrofes, Claudio Vignetta.

Por otra parte, se encuentra contenido el siniestro que se había desatado en Mina Clavero y donde trabajaron cerca de 80 bomberos




Comentarios