Ocurrió en la localidad de Carnerillo, en el sur de Córdoba. El hombre rompió el alambrado, ingresó al campo y corrió al colegiado. Y eso que el equipo de su hijo ganaba.


Un insólito hecho de violencia en una cancha de fútbol ocurrió este fin de semana en la localidad de Carnerillo, al sur de la provincia de Córdoba, y fue protagonizado por un desaforado padre que perdió los estribos durante el partido en el que jugaba su hijo y agredió al árbitro del encuentro

Todo sucedió cuando se disputaba el juego en la Sub 13 en las instalaciones del club Santa Paula de Carnerillo y faltaban 10 minutos para el final y el local se imponía por 2 a 0.

En una reprochable actitud, el padre de uno de los chicos que no estaba contento con la actuación del árbitro (pese a que estaban ganando) no tuvo mejor idea que pasar de las agresiones verbales a los hechos.

Rompió el alambrado perimetral, se metió en la cancha, corrió al colegiado y hasta llegó a empujarlo.

Lo más insólito y repudiable es que el hombre debió ser sacado de la cancha por los propios chicos, muchos de los cuales luego terminaron llorando una vez que se calmaron los ánimos. 

Respecto del episodio, la institución deportiva emitió un comunicado urgente en el que repudió los hechos de violencia y desde la comisión directiva aseguraron que habrá “una sanción ejemplar” para el autor del ataque.

El titular de la entidad Javier Pereyra se mostró consternado por el hecho, respaldó a la víctima del episodio violento y aseguró que es al primera vez que les pasa algo así.

“Vamos a tomar una medida ejemplificadora respecto de este hecho”, remarcó el presidente de la comisión directiva.

Pereyra calificó el hecho como inusual y “aislado” en Carnerillo respecto de la intensidad en la que se desarrolló la violencia, ya que los encuentros transcurren “generalmente de manera pacífica”.

Afirmó que “hay dos grandes perjudicados con todo esto, el Club Santa Paula y especialmente los niños”.

“Nosotros por nuestra parte queremos tomar una medida dura y si la persona no tiene que ingresar más a las instalaciones así se hará, porque esto no tiene que ocurrir más”, subrayó Pereyra a Puntal.com

 “Fueron los chicos los que intervinieron y sacaron a este hombre de la cancha, intentando que no le pegara al árbitro. Esto es lamentable. A nosotros la situación nos tomó por sorpresa, nunca la imaginamos”, remarcó el presidente de las Infanto Juveniles del club, Oscar Torres,





Comentarios