Diez fórmulas presidenciales en escena, y 33.841.837 millones de personas habilitadas para votar. El oficialismo y el kirchnerismo, la principal pulseada.


Diez fórmulas presidenciales compiten este domingo en las elecciones primarias, abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO), y los candidatos tomarán el resultado como una gran encuesta camino a los comicios de octubre.

La pulseada principal es entre la coalición oficialista Juntos por el Cambio, encabezada por el presidente Mauricio Macri acompañado por el senador Miguel Ángel Pichetto, y el Frente de Todos, que postula a la fórmula Alberto Fernández-Cristina Kirchner y cuenta con el respaldo del PJ y casi todos los gobernadores peronistas.

Según la Cámara Nacional Electoral (CNE), un total de 33.841.837 personas se encuentran habilitadas para votar este año.

En lo que respecta a Córdoba, el gobernador Juan Schiaretti mostró una postura neutral y exhortó a un corte de boleta para elegir a los diputados de su espacio, la coalición Hacemos por Córdoba.

La tercera fuerza en disputa sería Consenso Federal lleva como precandidato al ex ministro de Economía Roberto Lavagna y como vice al gobernador de Salta, Juan Manuel Urtubey, en una lista que representa al sector peronismo que prefirió mantenerse distante del Frente de Todos.

Por otra parte, el Frente Despertar postula como precandidato presidencial al economista liberal José Luis Espert, quien está acompañado por el periodista Luis Rosales, mientras que en la vereda totalmente opuesta aparece el Frente de Izquierda, que lleva la fórmula Nicolás del Caño-Romina del Plá.

El Movimiento al Socialismo (MAS) se destaca por llevar a la única precandidata presidencial de estos comicios, la dirigente feminista Manuela Castañeira, acompañada por Eduardo Mulhall como vice.

En el cuarto oscuro también se mide la boleta del Frente Nos, un espacio impulsado por los sectores que se oponen más férreamente a la legalización del aborto y que lleva como precandidato a Juan José Gómez Centurión, acompañado por Cynthia Hotton.

En ausencia de internas para dirimir candidaturas presidenciales, las primarias en esa categoría tendrán como única función ser un filtro para las fuerzas que no superen el 1,5% de los votos.

El oficialismo y el kirchnerismo se servirán del resultado para diagramar sus estrategias de campaña de cara a las elecciones generales de octubre. Si ninguna fórmula supera el 45 por ciento de los votos o el 40 con una diferencia de 10 puntos sobre el competidor inmediato, deberán definir en el balotaje de noviembre.

El otro dato fuerte de las primarias surgirá del resultado que los precandidatos presidenciales logren en las provincias de Buenos Aires (que representa el 37 por ciento del padrón nacional), Córdoba (con el 8,6 por ciento), Santa Fe (8,3 por ciento), Capital Federal (7,9 por ciento) y Mendoza (4,2 por ciento).





Comentarios