Lucas Ariel Otín (31) fue atacado por tres internos con cuchillos de fabricación casera. Recibió siete heridas cortantes. Se abrió un sumario interno para las responsabilidades.


Un recluso de 31 años, que cumplía una pena de 8 años por robos y amenazas, fue asesinado en la noche del viernes en la cárcel de Cruz del Eje por otros internos que lo apuñalaron múltiples veces con armas de fabricación casera.

Lucas Ariel Otín, oriundo de Villa María, fue atacado en la celda Nº2 y trasladado en gravísimo estado al Hospital Aurelio Crespo, donde murió en los primeros minutos del sábado.

Otín recibió al menos siete heridas cortantes con cuchillos de fabricación casera, conocidos como “facas”.

“Inmediatamente intervino el personal penitenciario y por las características de las heridas que presentaba el nombrado se lo trasladó de manera urgente al hospital, donde los profesionales médicos pudieron constatar su deceso a las 00,25hs aproximadamente del día de la fecha”, emitió el Gobierno de Córdoba en un comunicado.

“Se dio inmediata intervención a la Fiscalía de Turno (quedando a disposición de la misma los internos intervinientes en este hecho) y al Tribunal de Conducta Policial y Penitenciario”, agregó.

Su historia. Otín había sido sentenciado en 2011 a 8 años de prisión por hurtos, robos a mano armada y amenazas en la ciudad de Villa María.

El condenado empezó a cumplir su pena en el Estabelcimiento Penitenciario N° 5 de Villa María, pero tuvo problemas con otros internos y por eso se decidió trasladarlo a Cruz del Eje, precisó El Diario del Centro del País.






Comentarios