La empresa propuso abrir una etapa de retiros voluntarios, realizar suspensiones rotativas de personal sin goce de haberes, entre otras medidas. 


El conflicto entre los choferes y Ersa, a cargo de los corredores interurbanos, parece que se extenderá ya que confirmaron que la empresa solicitó acogerse al Procedimiento Preventivo de Crisis (PPC) al Ministerio de Trabajo.

Según confirmaron desde la empresa es por la grave situación financiera que atraviesa producto del “contexto recesivo e inflacionario que impera sobre la economía nacional”, indicó La Voz.

Al parecer la empresa propuso abrir una etapa de retiros voluntarios, realizar suspensiones rotativas de personal sin goce de haberes y “establecer durante el periodo de 12 meses un 50 por ciento de los importes de los salarios como sumas no remuneratorias”, entre otras medidas.

La medida solicitada por la empresa afecta a los trabajadores del servicio interurbano que presta la compañía.






Comentarios