Fueron entregadas en un sobre en sus despachos hace 15 días. La causa no tiene detenidos pese a que las cámaras tomaron a quien dejó la misiva. 


Sigue siendo una incógnita el grave hecho ocurrido el 18 de junio en el Hospital de Niños de Córdoba, día en el que sus directivos recibieron sendas amenazas en dos sobres que contenían una bala calibre 22.

El director, Luciano Parietti, y el subdirector, Adrián Fonseca, recibieron las misivas en su despacho y de inmediato avisaron a la Policía.

Estos artefactos fueron sometidos a una pericia balística por la fiscalía del juez Rubén Caro y se descubrió que tenían la frase “No robarás” grabada.

Con este nuevo descubrimiento, se abre otro tipo de investigación y se suman nuevas hipótesis a la causa que hasta el momento no tiene ningún sospechado ni imputado señala Cadena 3.

Cabe recordar que las cámaras de seguridad del Hospital lograron grabar a la persona que dejó la carta en el despacho de los directivos.






Comentarios