Con dos simples sobre el final del partido, el jugador de Instituto cerró el cuarto punto 83-80 sobre San Lorenzo. El sábado, en Boedo.


Instituto consiguió los dos puntos como local e igualó la serie final de la Liga Nacional de Básquet. Este sábado visitará a San Lorenzo (número uno en la fase regular y con ventaja deportiva) en el quinto punto de la llave que está igualada en dos.

La Gloria no había podido ganarle en toda la temporada al actual tricampeón de la competencia, pero se hizo fuerte en el Sandrin y el jueves jugó uno de los mejores partidos del año. Con tres primeros cuartos muy bien jugados, en el último parcial no pudo sostener la diferencia en el marcador y los de Boedo se acercaron hasta poner en riesgo la victoria. 

Luciano Chuzito González metió dos simples sobre el final y selló el triunfo 83-80. “Logramos jugar el mejor partido de la serie en ofensiva, 30 minutos en defensiva tremendos y en el último cuarto pasó lo que pasó en los otros partidos cuando nosotros remontamos. Hoy les tocó a ellos, pero por suerte pudimos cerrarlo a nuestro favor”, explicó el jugador. 

Y agregó: “Tenemos otra oportunidad, vamos a ir al juego cinco sabiendo que le podemos ganar, sabiendo que podemos competir de igual a igual y tenemos que ir a imponer y tratar de jugar como lo hicimos hoy (por el jueves), duro desde el arranque”.

Por su parte, Gastón Whelan indicó:  “Teníamos que mejorar la ofensiva y lo hicimos. Respetamos nuestro plan de juego y después ellos ante la necesidad de cambiar el ritmo de partido se nos vinieron y no supimos mantener la distancia, la ventaja. Por suerte el final fue favorable para nosotros”.

Y sobre lo que viene, cerró: “Arranca todo de cero, estamos iguales. Hay que pensar en el quinto punto, otro partido duro”.

El plantel de Instituto viaja en la tarde de este viernes a Buenos Aires, donde mañana sábado a las 21, en el Polideportivo de Boedo, se jugará el quinto punto. Tras este partido, la serie volverá a Córdoba, donde el lunes 1 de julio, ambos equipos volverán a verse las caras en el Ángel Sandrin.





Comentarios