El gremio se reunió este martes con autoridades provinciales y le transmitió su preocupación por lo que sería una decisión tomada por la firma.


El sector automotriz sigue siendo uno de los más castigados en Córdoba por la prolongada crisis económica y el parate en las ventas.

Y, pese a los planes anunciados por el Gobierno nacional para tratar de reactivar el consumo en ese sector, las noticias que siguen llegando no son buenas para la provincia.

Este martes, el gremio que representa a los trabajadores mecánicos de Córdoba, el Smata, se reunió con el gobernador de la Provincia, Juan Schiaretti y el ministro de Trabajo, Omar Sereno.

Del encuentro participaron el secretario general del sindicato José Alberto Porras y Rafael Avaca, secretario Gremial.

Los dirigentes le expresaron a las autoridades la preocupación preocupación respecto de la decisión que habría anunciado la Empresa Iveco, una de las terminales que tiene Córdoba.

De acuerdo a lo relatado por el gremio, la firma comunicó que a partir del mes de noviembre, los modelos: Trakker, Tector 170, 240, 260, Hi Road 360, 440, 480 y 560, Cursor 9 y Cursor 13, montarán cabinas producidas en Brasil para su ensamblaje en la planta de la ciudad de Córdoba.

Señalan que la situación se agrava ya que el modelo Hi Way se está produciendo en su totalidad en tierras brasileñas y se ensambla en esta provincia en la terminal Ferreyra, cuestión que a futuro puede generar perjuicios en los puestos de trabajo de nuestros representados.

La posible implementación de esta medida ha obligado al gremio a poner en estado de alerta y movilización al cuerpo de delegados de la empresa, “ante la amenaza cierta y notoria de la pérdida de derechos y hasta de la misma fuente de trabajo”.

Desde Smata Seccional Córdoba, afirman que esta situación afectará directamente la producción en los sectores de cabinas, pintura y touch up, chapa, abastecimiento, delibera, calidad de suministro y de planta, tecnología que actualmente se realizan en Córdoba, lo que pondría en serio riesgo la fuente de trabajo de aproximadamente doscientos (200) operarios que llevan adelante dichas tareas.

El sindicato sostiene que la decisión de Iveco alteraría de manera notoria las disposiciones relacionadas a la cantidad de componentes nacionales que deben existir en la fabricación de camiones, según lo establecido en la ley N° 27.263, que crea el Régimen de Desarrollo y Fortalecimiento del Autopartismo Argentino.






Comentarios