Aún así, en los primeros cinco meses del año se comercializaron menos unidades que en 2018. 


Finalmente luego de varios meses en retroceso, durante mayo la transferencia de vehículos usados mostró un leve repunte ya que se comercializaron 18.458 vehículos; lo que representa una suba de 4,9% en comparación con igual mes de 2018.

En los primeros cinco meses, la cantidad de usados comercializados acumulada es de 79.669 unidades frente a los 82.672 vehículos de enero-mayo de 2018; un 3,59% de baja, según surge de los Registros de Propiedad Automotor.

“La demanda de usados tuvo un repunte en mayo a raíz de que el cliente está aprovechando los buenos precios en los vehículos usados y el mayor conocimiento y accesibilidad en los importes de las cuotas con financiación en UVA”, dijo Ariel Ruiz, presidente de la Cámara del Comercio Automotor de Córdoba (CCAC).

No obstante el número positivo de mayo, la Cámara está muy preocupada debido a que el crecimiento se está dirigiendo al comercio marginal, ya que por la fuerte presión impositiva y los elevados gastos operativos se está registrando mes a mes una migración de comercios formales a la informalidad.

Esto implica una menor protección para el cliente, ya que el comercio informal no está alcanzado por Defensa del Consumidor y más trabajadores en situación irregular; a lo que se suma el impacto en las arcas del Estado.

“Se necesitan medidas que apoyen a los comercios formales, ya que está en riesgo la supervivencia de más comercios producto de la alta presión impositiva, gastos laborales, operativos y financieros”, afirmó Ruiz.

En el país, en mayo se comercializaron 152.012 unidades, un 2,3% menos que en igual mes de 2018.

En cuanto a la participación, Córdoba terminó como la segunda jurisdicción con mayores ventas que superan 12% de participación, luego de provincia de Buenos Aires, y seguida por Capital Federal y Santa Fe.






Comentarios