Sus abogados adelantaron que pedirán ser querellantes en la causa que investiga el tiroteo y asesinato de Raúl Cortéz. 


Sigue la conmoción por la balacera que derivó en el asesinato de un hombre sindicado por los investigadores como el “cerebro” de la Galería Norte, el viernes pasado pleno centro de Córdoba y ante la vista de decenas de transeúntes.

La victima fatal fue Raúl Cortez (46 años), alias “Gordo Otto”, comerciante de la Galería, baleado en la calle Catamarca al 60. El episodio violento también dejó heridos y detenidos.

El hijo de Cortéz, Agustín Cortéz Heredia, se encuentra prófugo y en las próximas horas podría entregarse ante el fiscal José Bringas, quien lleva adelante la causa.

Por lo pronto, y pese a la cantidad de videos del momento, no está claro el motivo de la balacera: ¿ajuste de cuentas? ¿Algo personal? ¿Un problema de “polleras” entre algunos de los involucrados?

La familia de Cortéz pedirá a la Justicia ser querellante en la investigación, según adelantaron sus abogados.

 “Vamos a iniciar el proceso judicial que corresponde para un caso en el que la actuación policial fue, como mínimo, desmedida. Mercedes Ivana Heredia, la viuda de Raúl Cortéz, se presentará como querellante”, dijo uno de los letrados, Iván Sironi, a La Voz del Interior.

La sospecha de la familia de “Otto” apunta a policías como posibles autores del crimen






Comentarios