El hombre había atacado a la víctima por un supuesto choque. Fue hallado en barrio Villa Azalais.


Finalmente este sábado quedó detenido el supuesto autor de la agresión a un chofer de colectivo del transporte urbano de pasajeros con un espejo retrovisor, luego de un presunto choque. 

El hombre fue detenido en Villa Azalais, por personal de la Dirección General de Investigaciones Criminales de la Policía y fue imputado por el delito de “lesiones leves”. También se secuestró la camioneta Renault Duster, que presentaba un choque en uno de sus laterales. 

La orden de captura fue librada por el fiscal Iván Rodríguez quien investiga lo ocurrido el martes último a las 14 cuando, en la equina de Bulnes y Félix Frías, de barrio General Bustos, el chofer de la empresa Ersa denunció que recibió varios golpes por parte de un automovilista.

El hecho. Al parecer todo comenzó cuando el colectivero supuestamente rozó y le arrancó el espejo de la camioneta Duster gris en la que se trasladaba el agresor.

Según comentó Marcos Corvalán, el chofer agredido, el automovilista lo alcanzó en una parada y allí subió al colectivo y comenzó a insultarlo por la rotura del espejo.

Entre tanto caos, el chofer decidió darle los datos, pero los pasajeros aseguraban que no había habido ningún rose. “La misma gente del pasaje me decía que yo no lo había chocado”, reconoció.

Y en ese momento vino la agresión. “Saco el carnet de conducir y, cuando me pongo a buscar la documentación, me pega de callado y ahí se me apagó todo. Me pega y caigo contra la ventana”, relató.




Comentarios