Reconoció que hizo campaña por Mario Negri "a pesar de que sabíamos que perdíamos". 


La diputada de la Coalición Cívica (CC) Elisa “Lilita” Carrió criticó este martes duramente la estrategia nacional de Cambiemos en Córdoba que, según analizó, llevó a la derrota de la alianza en las elecciones del pasado domingo, y condenó a “los que se borraron” al no apoyar al candidato y jefe de la bancada oficialista en la Cámara baja, Mario Negri.

En esa línea, dijo que hizo campaña por Negri “a pesar de que sabíamos que perdíamos” y defendió “la política clásica y humanista” de “estar junto al más débil” en oposición a “la política pos-moderna, mentirosa, falaz y pegada sólo al éxito”.

“Cambiemos no apoyó a Cambiemos”, analizó Carrió a través de una serie mensajes de audio que publicó en su cuenta de Twitter, acompañados con la leyenda “Las elecciones de Córdoba y la República. La única política que vale es la del humanismo”.

En sus audios, la dirigente de la CC dijo reconocer la victoria el pasado domingo de Juan Schiaretti, a quien catalogó como “un buen administrador y gobernador de provincia”, pero aclaró que quería expresarse “atento a las múltiples críticas que he recibido del propio gobierno”.

“La Coalición Cívica se ha caracterizado por haber nacido en la adversidad y en no abandonar a los derrotados. Al contrario, para la Coalición Cívica, la República es más importante que el resultado“, afirmó la diputada.

Analizó que Cambiemos llegó dividido a Córdoba producto “del aparato del Estado, la evidente corrupción de la intendencia de Córdoba y la falta de estrategia de Cambiemos nacional” que, aseguró, “es una constante”.

“Yo apoyé al hombre que apoyó a Cambiemos (en referencia Negri) y al mejor presidente del bloque, al que muchos abandonaron en el momento de esa lucha“, aseguró Carrió, que remarcó que “la vida es lucha y adversidad, y no compartir el éxito y alejarse en la derrota”, lo que calificó de un acto “inhumano” y “servil”.

“Que terrible es que en las derrotas se borren todos”, se lamentó, y llamó a que “el gobierno nacional no se sienta prescindente”.

“Los dirigentes de Cambiemos que pelean en las provincias también tienen que defender a un gobierno que no puede obtener resultados económicos, y de eso no tienen culpa los candidatos a gobernadores”, aseveró.

Agradeció “a Maria Eugenia (Vidal) y a Horacio (Rodriguez Larreta) que hayan ido y a los poquísimos del PRO que hayan ido. El resto del PRO estaba borrado“. Y cerró: “Yo no estoy para borrarme. Pero si esa es la política sí estoy dispuesta a no estar porque no me gusta esta política. No es humanista”.






Comentarios