El electo intendente anticipó algunos de las primeras medidas para cuando asuma. "Las dificultades no se van a solucionar por arte de magia", remarcó. 


Y luego de una contundente victoria, Martín Llaryora, intendente electo de la ciudad de Córdoba, por la fuerza Hacemos por Córdoba, habló este lunes y anticipó algunos puntos claves de su futura gestión, le contestó a quienes dicen que no habló en campaña y agradeció a quienes lo votaron. 

“Yo hablé lo que me parecía que tenía que hablar. Me pareció que hablamos y pudimos manifestar nuestras propuestas. A la luz están los resultados electorales. Hablé con un montón de medios”, declaró el hombre de San Francisco ante las acusaciones de que no había hablado.

Y agregó al respecto: “Tal vez nuestros mensajes no eran titulares, eran propuestas. Las propuestas no generan títulos, lo que lleva a decir que no hablamos tanto“.

En cuanto a su gestión, anticipó cómo será el trato con uno de los gremios más fuertes y conflictivos, el Sindicato Uníon Obreros y Empleados Municipales (Suoem). “La relación con el gremio de los municipales tiene que ser una relación madura, de que cada uno cumpla con su rol y que cumpla con los servicios, con los objetivos”, afirmó.

Ya sobre la ciudad anticipó: “Lo primero es poner en funcionamiento los servicios (…) Empezar a ordenar las prestaciones de servicios básicos que el municipio debe prestar”.

“Yo creo que tenemos una ciudad que está sufriendo muchísimas dificultades que no se van a solucionar por arte de magia”, analizó sobre la actualidad de Córdoba. 

Por último, remarcó que buscará la unidad entre todos las fuerzas políticas:  “Convoco a todos porque todos vamos a tener que trabajar muchísimo para recuperar la ciudad”.






Comentarios