La Sala I de la Cámara Criminal y Correccional Federal ordenó revisar el pedido del vicepresidente con uso de licencia de la firma Electroingeniería para recuperar su libertad.


El empresario cordobés Gerardo Ferreyra que se encuentra detenido en el marco de la causa de los cuadernos de la corrupción quedó en las últimas horas más cerca de conseguir su excarcelación por motivos de salud.

La Sala I de la Cámara Criminal y Correccional Federal ordenó revisar el pedido del vicepresidente con uso de licencia de la firma Electroingeniería para recuperar su libertad. Según la resolución, los integrantes de ese tribunal entendieron que se requiere un nuevo análisis por la “situación” del acusado y “el tiempo transcurrido”.

“Advertimos que la particular situación de Gerardo Ferreyra en este proceso y el tiempo transcurrido, impone un nuevo análisis de la cuestión, ya que se evidencian diversos parámetros que deben ser tomados en consideración y valorados en forma detallada y determinada por la instancia anterior, a los fines de revaluar la cuestión planteada, bajo un estudio específico de cada uno de ellos”, plantearon los jueces Leopoldo Bruglia, Pablo Bertuzzi y Andrea Possenti.

(Archivo)

Los camaristas agregaron que “resulta pertinente que tanto la parte acusadora como el juez de grado, lleven a cabo una nueva evaluación del beneficio peticionado teniendo en cuenta el estado procesal de estas actuaciones, el tiempo transcurrido sin que a la fecha se haya elevado a juicio oral, el estado de salud de Ferreyra y la participación que revistió en el marco del delito de asociación ilícita –que involucró a varios actores- habiéndose probado que el nombrado ocupó un escalafón inferior –miembro-, dentro de esa organización criminal”.

Ferreyra se encuentra detenido desde agosto del año pasado y con el paso del tiempo se transformó en el único empresario que permanece privado de su libertad, según afirman sus abogados defensores, porque fue el único ejecutivo imputado en la causa que no aceptó convertirse en arrepentido.

Según el expediente, el empresario cordobés reconoció ante el juez federal Claudio Bonadio haberle entregado dinero a funcionarios de los gobiernos kirchneristas, pero aclaro que lo hizo para aportar en las campañas políticas.

Comencé a hacer aportes dinerarios, con mis recursos, sin implicar a la compañía y sin que proviniesen de un sobreprecio de la obra pública. Ello fue así por mi formación y valores, que es antagónico a dar un sobreprecio y sacárselo a la educación, la salud y la inversión del Estado”, expuso Ferreyra, según consta en los registros de su declaración en Comodoro Py.

Por la corresponsalía de Buenos Aires.






Comentarios