El ministro de Hidrocarburos dijo que no se requiere de una gran inversión y se podría generar un ingreso importante para las arcas del Estado.


El ministro de Hidrocarburos del Chubut, Martin Cerdá, habló sobre los principales objetivos que tienen desde su cartera, como es la idea de concretar la instalación de una destilería en la provincia dado que el combustible que se consume aquí es traído de otro punto del país.

Martín Cerdá, ministro de Hidrocarburos de Chubut

Al respecto, el funcionario provincial manifestó que “estamos trabajando con una idea que viene hace tiempo, de instalar una destilería de combustible en Chubut aprovechando que tenemos los yacimientos de petróleo a menos de 70 km del puerto de Comodoro Rivadavia”.

En el mismo sentido, Cerdá mencionó que “la idea es instalar destilerías de menores escalas, donde los primeros cortes del producto que se sacan de allí por lo general son los combustibles de menor calidad, que son el gasoil, la nafta común, y el combustible que utilizan los barcos en motores para la flota marina”.

Entre los combustibles en la propuesta, se encuentran los destinados a la flota pesquera.

A su vez, el ministro de Hidrocarburos explicó que “las destilerías que nosotros apuntamos a instalar no demandan de una gran inversión, porque estamos hablando de algunas similares a las que están ubicadas en La Plata o en Mendoza, que son consideradas de menor escala en donde el Estado podría hacer una inversión en conjunto con el sector privado para su concreción”.

El gas oil común sería parte de los productos procesados.

“Esta idea sería muy importante para Chubut porque podríamos generar un ingreso considerable para la provincia porque hay que pensar que en la actualidad la flota de barcos que tenemos pescando frente a nuestras costas más las que está en Santa Cruz se abastece de combustible traído de Mar del Plata y Bahía Blanca, y con esto comenzarían a cargar directamente en nuestros puertos”.

El diferencial para la provincia del Chubut estaría dado en el importante incremento en el número de atraques de barcos en puertos provinciales y el consiguiente rédito económico también para cada empresa propietaria que dejaría de recorrer grandes extensiones para aprovisionarse. El atraque de los buques no sólo implicaría la recarga de combustible sino también de víveres e insumos para las tripulaciones.

Sobre el proyecto en sí, Cerdá sostuvo que “desde hace un tiempo hay interés de algunos empresarios pero habría que volver a reactivar la idea para ver si se continúa con la misma intención de acompañar el proyecto, sobre el cual nunca se tomó la decisión de llevarlo a cabo sabiendo que la inversión no es inalcanzable”.




Comentarios