Desde hace 13 años la Escuela N° 25, de Lago Futalaufquen lleva adelante un proyecto institucional en el que participan sus 54 alumnos, docentes, auxiliares y familias.


Con emoción y una alegría inocultable, los representantes de la Escuela N° 25 de Lago Futalaufquen subieron hoy al escenario de Tecnópolis para recibir el primer galardón del Premio Presidencial Escuelas Solidarias, en el que participaron 896 proyectos de establecimientos educativos de todo el país.

Estudiantes de Lago Futalaufquen, Chubut

Con su proyecto “Vivero Niños del lago”, que llevan adelante desde hace 13 años donde producen plantas nativas cuyos ejemplares luego son plantados para recuperar árboles de los bosques andinos arrasados por los incendios, la escuela recibió un reconocimiento nacional por esta idea que impulsaron con afán y concretaron y que se basa en el cuidado y respeto del medio ambiente y fundamentalmente, en la solidaridad.

“Desde el momento que plantamos la primera planta en los bosques quemados que perdimos por los graves incendios que padecemos en verano, ya sentimos que ganamos. Hoy estamos súper felices, pero no porque ganamos no solo como proyecto sino también sentimos que ganó la conciencia, ganó el medio ambiente, ganó la naturaleza y por sobre todo ganó la solidaridad, así que estamos súper felices”, dijo desde Tecnópolis, Aluminé Sáez, una de las estudiantes que viajó para representar a la escuela.

Proyecto “Vivero Niños del lago”.

Fueron 11 los establecimientos que pasaron a la etapa final que terminó hoy en Buenos Aires y cinco de ellos recibieron un primer premio como reconocimiento al trabajo realizado. Esta es la segunda vez que la Escuela N° 25 recibe este Premio Presidencial; anteriormente consiguió la máxima distinción en 2009, a poco de arrancar.




Comentarios