Marcelo Camaño se molestó con el intendente Gustavo Jalile por la designación de muchos familiares en puestos claves.


El jueves llegó con un fuerte cimbronazo en la Municipalidad de Valle Viejo, puesto que el secretario de Gobierno, Marcelo Camaño presentó su renuncia denunciando que hay falta de transparencia en el municipio.

Uno de los principales enojos tiene que ver con el nombramiento de varios familiares del intendente Gustavo Jalile en cargos importanes. “Siempre he tenido con el intendente opiniones encontradas y diferencias claras en el criterio político, de pronto veníamos generando una mesa de diálogo dónde consensuábamos muchas decisiones y esto no lo noto desde hace tiempo”, comentó.

“La gente pone sus expectativas en mano del que está en la función pública, y si uno no npuede llevar su voz, su mensaje, me parece que no tenía más sentido estar adentro”, continuó explicando su dimisión.

Por último, Camaño volvió a hacer hincapié en Jalile. “El intendente ha cambiado su eje de gestión y le da más protagonismo a sus hijos y a otras personas extras, que de pronto no tiene sentido salir a la calle y llevar un mensaje a la gente”






Comentarios