"Tiene responsabilidades por la cuales deberá responder si así lo determina la justicia", afirmó el diputado provincial del FJPV.


El malestar de Fernando Capdevilla con parte de la prensa por ligarlo a la obra del estadio Bicentenario de Catamarca, que se encuentra abandonado y cada vez se deteriora más, tuvo repercusión y el que habló del tema es Marcelo Murúa.

El diputado provincial del Frente Justicialisata para la Victoria dejó su punto de vista. “Capdevilla trata de desligarse en función de sus nuevas actividades en política ya que, seguramente considera que esta situación (por el estadio) le hace las veces de lastre en su intento de posicionamiento”, afirmó.

“Pero más allá de su desvinculación formal de la empresa, que según él ya instrumentó, sigue estando la responsabilidad que le cabe por haber sido representante técnico de la obra en cuestión, es decir que quien lleva adelante esa función es solidariamente responsable con la empresa en caso de tener que responder por alguna situación”, explicó.

Murúa continuó sentenciando que Capdevilla no puede desentenderse de la obra. “Tiene responsabilidades por la cuales deberá responder si así lo determina la justicia, que son de característica personal por la función que cumplió, todo esto de acuerdo a lo que establece la Ley de Obras Públicas”, concluyó en declaraciones a El Esquiú.






Comentarios