Nunca hablé de la pesada herencia, me arremangue y me puse a trabajar", dijo el actual intendente.


Fray Mamerto Esquiú está atravesando un momento álgido en cuánto a lo político, debido a la asunción del intendente Guillermo Ferreyra, que fue crítico con su antecesor Humberto Valdez.

El nuevo jefe comunal hizo un balance y comentó: “En el aspecto económico, lo estamos terminando bien, mejor de lo que esperábamos. Un ítem que es muy sensible, es el ítem salarial. A veces, todos los aumentos, los bonos o las mejoras salariales que uno pudo haber dado, siempre la inflación la ha ido desdibujando a esa mejora”, afirmó.

“En general, yo considero que ha sido un año positivo a pesar de la crisis, de que nos quitaron fondos (por el Fondo Sojero)”, agregó el intendente.

Por último, Ferreyra expresó: “Nunca hablé de la pesada herencia (por la gestión de Valdez), ni nada. Me arremangué y me puse a trabajar. Es la responsabilidad que tenemos, no nos podemos estar quejando de lo que pasó. La herencia fue determinante en los números porque afecta la coparticipación de la Municipalidad. Está afectada en un 90%”, culminó en diálogo con El Esquiú.






Comentarios