"Hemos entendido que ahí era donde teníamos que servir, cuenta Graciela Peralta, miembro del grupo.


El Catolicismo se apresta para vivir una de sus festividades más importante, ya que el 8 de diciembre se celebra el Día de la Virgen, y por tal motivo miles de peregrinos están llegando a Catamarca para visitar y agradecer a la Virgen del Valle. En ese contexto, la Asociación Civil Hombre Nuevo, se encuentra brindando atención a los peregrinos.

Fundamentalmente, lo que se encargan de hacer es de recibir a los caminantes, les lavan y le curan los pies a los que deseen. Graciela Peralta, miembro del grupo, cuenta más sobre esta acción. “Pensando que el peregrino es por uno, dos, tres días, una persona en situación de calle, es principalmente para el peregrino que viene caminando de lejos y llega con sus pies lastimados y necesita higienizarse y curar sus heridas”, explicó.

“Es propia del objetivo que tiene Hombre Nuevo, surgió porque la hemos experimentado como una necesidad para los más pobres que vienen a ver a la Virgen, los que llegan en condiciones más vulnerables, mirando con esa mirada de Madre de la Virgen hemos entendido que ahí era donde teníamos que servir”, agregó.

Metiéndose de lleno en su misión, Peralta cuenta: “Tenemos una mínima estructura para lavarles los pies con ampollas, primero los higienizamos y luego ponemos alguna pomadita, alguna crema para aliviar, los vendamos, esa es nuestra tarea”.

Los voluntario están trabajando en tres turnos para atender a los peregrinos, el primero es de 8 a 13, el segundo de 13 a 18 y el último, de 18.00 a 24.00. Se encuentran en “Si podemos hoy nos quedaremos toda la noche, porque la llegada de los peregrinos es permanente”, culminó en declaraciones a El Esquiú.






Comentarios