Ante esta situación, el abogado de la víctima sostuvo que la Justicia catamarqueña está avanzando en un "cambio cultural".


La Justicia de Catamarca imputó al sacerdote catamarqueño Moisés Pachado por dos delitos de abuso sexual en perjuicio de una niña de 9 años, informaron fuentes judiciales.

La decisión fue dictada por la fiscalía de la Tercera Circunscripción Judicial a cargo de Jorge Flores, quien imputó a Pachado por los delitos de “abuso sexual con acceso carnal” y “abuso sexual simple”, en ambos casos agravados por ser cometidos por un ministro de un culto religioso.

En virtud de la imputación, la fiscalía ordenó la pericia psiquiátrica al imputado, que se hará el viernes, y dispuso también la misma pericia a la víctima, que se realizará durante el día martes, ambas en el edificio del Cuerpo Interdisciplinario Forense (CIF).

Pachado fue denunciado en esa fiscalía en diciembre del año 2018 por Ingrid Figueroa Cruz (31), quien denunció haber sido abusada por el sacerdote “en varias oportunidades” en el año 1997 en la localidad de Hualfin, cuando ella tenía 9 años.

“Nosotros fuimos notificados el viernes y lo tomamos como algo muy positivo, era lo que estábamos esperando, el primer objetivo judicial de esta querella era la imputación de Pachado”, dijo hoy a Télam el abogado querellante, Sebastián Ibañez.

Asimismo, Ibañez indicó que “seguramente la defensa de Pachado continuará insistiendo con la prescripción de la causa, porque quieren dilatar como ya lo hicieron, y porque después de la imputación viene la elevación a juicio y si esto llega a un juicio oral como debería ocurrir, la prueba que hay es suficiente para condenar a Pachado“.

Finalmente, el letrado señaló que la Justicia catamarqueña está avanzando en un “cambio cultural”, teniendo en cuenta que Pachado es el tercer sacerdote imputado por delitos de abuso sexual en la provincia.

“Este hecho eso es un mensaje muy positivo para la ciudadanía por parte de la Justicia de Catamarca”, concluyó.




Comentarios