El padre de David Vaquel, el cadete que fue encontrado muerto en el Polideportivo Fray Mamerto Esquiú, manifestó que la muerte del cadete no fue por un accidente y afirmó que su hijo se encontraba acompañado en el momento de la tragedia.


“Mi hijo no murió por un accidente, a mi hijo lo abandonaron sin auxiliarlo. Eso me llena de tristeza. Acá hay muchas dudas y estoy muy desilusionado”, comentó esta mañana, en Radio Valle Viejo.

El hombre oriundo de Chumbicha explicó que junto su esposa viajaron el sábado a encontrarse con el joven en su departamento. Habían quedado en reunirse con David a las 7 de la mañana y salir a comprar ropa. Una vez en el lugar, dijo que “golpeamos la puerta y no había nadie, lo llamamos por teléfono y no nos contestó”, y agregó: “Nadie me avisó de que mi hijo estaba muerto y todos sabían que era un cadete que se llamaba David Vaquel.”, comentó.

Seguidamente, Luis detalló que “hay gente que dice que a David lo vieron en el boliche con muchos cadetes. David no fue solo a la rampla. La autopsia dice que murió por el golpe en el cráneo, pero no sabemos si lo largaron o fue jugando”, relató.

El hombre explicó que tras conocer la triste noticia, se apersonó al Polideportivo, en donde, según su versión, no le permitieron ver a su hijo. “En ningún momento trataron de que yo pueda ver si era o no mi hijo. Estuvo el secretario de Seguridad (Marcos Denett) y no me dio bola. Nunca tuvo la sensibilidad de decir que esto se iba a aclarar”, comentó.

El ex policía se mostró agradecido del operativo que montó la Policía “para que a mi hijo se lo lleve al cementerio”, a la vez, que criticó al director de la Escuela de Cadetes porque “nunca me llamó para decir que David estaba muerto y él fue el primero en saber”.

David Vaquel fue encontrado sin vida el sábado 14 de septiembre alrededor de las 7:20 en el Polideportivo de la Capital. La Justicia interviniente ordenó que se practicara la autopsia en el cuerpo del joven de 22 años, que determinó que la causa del deceso fue traumatismo severo de cráneo. Se presume que la muerte del estudiante del último año de la Escuela de Cadetes de la Policía fue accidental, ya que el joven habría estado apoyado en una de las barandas de la rampa y se habría caído desde 5 metros de altura, tras haberse quedado dormido.




Comentarios