El brigadista y el bombero que sufrieron lesiones y quemaduras mientras combatían el incendio forestal de Andalgalá, muestran signos de evolución en su estado de salud.


Recordemos que Hernán Romero y Víctor Hugo Ramírez habían sufrido graves quemaduras y principios de asfixia durante el siniestro, siendo trasladados a esta Ciudad para ser atendidos.

En las últimas horas familiares de los afectados informaron que el bombero Romero ya puede ingerir alimentos por sus propios medios. El avance es notorio si se tiene en cuenta que viene de tener comprometidos el 30% de sus vías respiratorias y graves quemaduras en rostro y extremidades.

En tanto, el brigadista andalgalense Ramírez, se encuentra estable y mejorando. El continúa en el área de Quemados del Hospital San Juan Baustista.




Comentarios