Se trata de la advocación mariana más popular del Noroeste argentino, tal como se vio en la beatificación de los Mártires Riojanos, cuya celebración tuvo una imagen suya presidiendo el altar. Desde antes de que exista la ciudad, la morenita ya recibía a sus peregrinos.


Cerrando el trienio preparatorio para el jubileo por los 400 años de su aparición, y viviendo ya el preludio del Año Mariano Nacional y el Congreso Nacional Mariano que acogerá en 2020, la Virgen del Valle renueva su historia de amor con los catamarqueños.

Las Solemnes Fiestas en Honor a Nuestra Madre del Valle comenzaron las vísperas del 28 de abril con el lema “Discípulos Misioneros, como María”. El Septenario comienza todos los años el segundo domingo de Pascua y culmina con la Solemnidad (en Catamarca) de la Virgen del Valle. Desde el inicio y tras la solemne bajada de la imagen, y hasta el 5 de mayo, es incesante el peregrinar a la Catedral Basílica del Santísimo Sacramento, Santuario de la Virgen.

Gruta de la Virgen del Valle – Catamarca






Comentarios