Matías Carranza, el hombre acusado del femicidio de Melisa Luna ocurrido en febrero de 2019 en la ciudad de La Falda, finalmente fue sentenciado a prisión perpetua en los Tribunales de Cruz del Eje luego de que se declarara “culpable” del asesinato de su expareja durante la primera jornada del juicio con jurados populares.

De esta manera, Carranza permanecerá alojado en el penal de Bouwer por al menos 35 años, tiempo en el que podrá acceder a la libertad condicional si así lo requiriera.

Según fuentes consultadas, previo a la lectura de la sentencia definitiva mediante videoconferencia, el autor del crimen tuvo la posibilidad de expresar sus últimas palabras, momento que utilizó para pedir “perdón” a la familia de Luna y a todos los que les hizo daño, dijo ante los jurados populares y el Tribunal que integra la Cámara del Crimen de Cruz del Eje.

Días atrás, Carranza se había declarado “culpable” del femicidio de su expareja, por lo que el procesó derivó en un juicio abreviado acordado por la Fiscalía, la defensa del acusado y el abogado querellante particular, y conforme a los establecido en el artículo 415 del Código Procesal Penal Córdoba.

Un cambio rotundo que derivó en que se omitiera la recepción de las pruebas, también de que no fuera necesario que los familiares de Melisa, convocados como testigos, prestaran declaración, y en que finalmente Matías Carranza fuera condenado por “homicidio calificado por el vínculo y violencia de género”, la misma imputación que pesa sobre el femicida Javier Carlos Galván, el expiloto de la Fuerza Aérea Argentina que confesó haber matado a Ivana Módica, hacia mediados del pasado mes de febrero.

“Al igual que su padre, estamos conformes con el resultado porque hoy se hizo Justicia por Melisa. Además, logramos que se aplique la Ley Brisa que implica el percibimiento de una reparación y que sus hijas queden bajo guarda de su tía”, señaló Gonzalo Murúa, el abogado querellante en declaraciones a La Estafeta Online.

Femicidio de Melisa

Melisa Luna era una joven madre de 26 años, quien tras denunciar a su victimario -de frondosos antecedentes penales- había obtenido una orden de restricción de acercamiento en su contra. Sin embargo, y pese a la medida, el hombre de por aquel entonces 28 años, en la noche del viernes 15 de febrero de 2019 arribó a la vivienda en donde estaban su expareja y la recién nacida de ambos, y tras una fuerte pelea entre ambos, Carranza asesinó a Melisa de varias apuñaladas provocándole heridas letales en la zona del cuello y tórax.

El cuerpo de la joven fue encontrado en el interior de una vivienda ubicada en el barrio Alto del Gigante en la ciudad de La Falda, lugar donde también fue hallada la pequeña beba sin ningún tipo de lesiones. Y tras un importante operativo policial, los efectivos lograron interceptar y detener al femicida que presentaba manchas diversas de sangre tanto en el rostro como en la ropa.