Al tiempo que se van conociendo datos de pueblos fumigados, los ediles coscoínos quieren un municipio libre de agrotóxicos.


Por cuatro votos contra tres, la mayoría del Concejo Deliberante de Cosquín otorgó el aval a un proyecto para prohibir la aplicación de glifosato tanto en el ejido municipal como las reservas principales de la zona.

Uno de los autores del proyecto, el concejal Raúl Cardinali, del bloque de Unión Por Córdoba, en declaraciones radiales señaló que “estos elementos químicos generan daño y perjuicio en la salud”, y que el proyecto había sido elaborado teniendo en cuenta la cercanía y la utilización de estos productos respecto a los vecinos afectados. “Lo hicimos pensando en la salud pública, para evitar el contacto y el daño”, aseguró.

“Pensamos en lo que significa la naturaleza de Cosquín, y por qué queremos convertirnos en otro municipio no fumigado. Queremos mostrar que pensamos en un mundo libre de estos elementos”, declaró el concejal.

A su turno, Lisandro Lícari, del bloque Partido Solidario, indicó que la prohibición aplica a plazas, cunetas o a cualquier tipo de desmalezado y está prohibida su aplicación por tierra o aire. Esto es “un primer paso, pero luego tendremos que seguir avanzando porque el glifosato no es el único producto tóxico que se utiliza para la agricultura”.

El edil Lícari también enfatizó que la ordenanza marca un antecedente y una posición clara de “un municipio que camina en un sentido”.





Comentarios