Compartir en familia y ganar en calidad de tiempo es clave a la hora de elegir dónde vivir. Mirá los consejos para poder lograrlo.


A punto de cumplirse la segunda década del siglo XXI, parece cada vez más claro que el avance en el estilo y calidad de vida, sea justamente recuperando algunas cosas del pasado: respeto por el medio ambiente, la valoración hacia las cosas más importantes, los hábitos de vida más saludables y el contacto con la naturaleza.

Disfrutar de la naturaleza

Es que desde hace unos años cada vez más personas disfrutan de un estilo de vida diferente. Espacios generosos, puestas en valor de áreas verdes, el sol, las caminatas y los paseos en bici ahora son cosas cotidianas. Nunca faltan los momentos para los deportes y se multiplicó el tiempo para compartir en familia. Hoy vivir en un country es recuperar la puerta sin llave y los chicos jugando en la vereda. Así de simple.

Tranquilidad de que los niños jueguen sin preocupaciónes

Las nuevas estructuras familiares buscan y se instalan cada vez más en barrios cerrados. Tienen la necesidad de disfrutar de un estilo de vida diferente. Hoy compartir en familia y ganar en calidad de tiempo es clave a la hora de elegir dónde vivir.

​A veces no basta la descripción minuciosa de las dimensiones y comodidades que un barrio cerrado ofrece a las familias con necesidades de cambio, si no se logra transmitir aquellas sensaciones y vivencias de esta trascendente decisión. La idea noventosa de lujo a la hora de vivir en un barrio cerrado está depositándose despacito hacia la calidad de vida.

“La vida del country asegura cambios de hábitos, recupera el encuentro de todos reunidos en la casa, algo muy complicado de lograr en la vorágine diaria del centro de cualquier urbe. No se trata de no llegar cansado, se trata de la sensación de haberlo transcurrido diferente. Llegar cuanto antes a casa, cambiarse y salir a caminar o simplemente descansar, entusiasma a las nuevas estructuras familiares”, confirman los especialistas.

Reunirse con amigos en casa

Se trata de reencontrarse con aquellas costumbres propias de un barrio. Entender al hogar como tu espacio para vivir y no un lugar donde dormir. El día fuera de casa, cambió cuando la llegada es mejor. Entender que pueden dejar el auto sin alarma, y que cuando se mira por la ventana no hay rejas en estos tiempos no es menor.

De los espacios sugeridos, siempre sobresale si cumple con el paradigma de la seguridad: “La necesidad de sentirse seguros es un aspecto clave a la hora de tomar la decisión”.

“Al principio no estaba de acuerdo con la idea de vivir dentro de un barrio cerrado, lo consideraba un espacio exclusivo de ciertos sectores sociales. Ahora existen muchos desarrollos urbanísticos que son accesibles para las familias de clase media y para parejas jóvenes que a la hora de construir su casa eligen un country”, comenta un testigo que vive en Altos de Carlos Paz.

Es hora ya de cambiar la estructura y los mandatos que definen nuestras decisiones de cómo vivir, y dar espacio a la naturaleza que cobra vida en estos lugares, desmitificar y ver otra realidad, sentarse y pensar, pero esta vez en la vereda sin miedos.

​En Carlos Paz se puede consultar en el country Altos de Carlos Paz
ventas@altosdecarlospaz.com.ar – Tel.: (0351) 153 887108
Perito Moreno S/N.




Comentarios