El hecho ocurrió el domingo por la noche en la puerta del predio y fue alertado mediante un dispositivo de escáner.


Mediante un dispositivo de escáner, es que el Jefe de Seguridad apostado en el ingreso de lo que fue el predio dispuesto para la celebración del Cosquín Rock, detectó unas “61 entradas que habían sido denunciadas como robadas”, informaron fuentes policiales.

Casualmente, durante esa misma mañana en Santa María de Punilla, localidad en donde se llevó a cabo el evento, efectivos policiales arrestaron a un hombre de 31 años por “reventa prohibida de entradas” en pleno centro del lugar.

La aprehensión se concretó alrededor de las 7 de la mañana del domingo, por lo que alertaron sobre posibles tíckets de procedencia dudosa ​que podrían ser presentados durante esa misma noche.

Así fue como alrededor de las 21:30 horas, se interceptó un total de 61 entradas previamente denunciadas como robadas en horas de esa misma mañana.

Desde la Policía informaron que procedió al secuestro de los tíckets, y así, darle curso al procedimiento pertinente.




Comentarios