Los mayores mercados para las peras argentinas son Brasil y Rusia. Representan alrededor del 60% del volumen de exportación. Luego viene América del Norte y Europa / Reino Unido que representan alrededor del 15% del volumen cada uno. El volumen restante del 10% se destina principalmente a otros países latinoamericanos, con volúmenes menores a Israel, Oriente Medio y China.

 Esta temporada, sin embargo, se han enviado volúmenes menores a Rusia hasta ahora, y Europa ha tenido una gran demanda. A pesar de las mayores existencias en Europa en comparación con el año pasado, la mayoría de los países ya están demandando peras. Hasta ahora, se ha cargado menos volumen a Rusia en las primeras semanas.

Esta parece ser la tendencia también para el resto de la temporada. En EE. UU. la demanda también ha sido buena: Como la cosecha nacional de Bartlett en EE. UU. normalmente se termina en algún momento de febrero, es que se logra una buena demanda de las peras Williams argentina como la de este momento.

La medida recaerá sobre la producción de peras y manzanas (web).

Buen calibre esta temporada

La cosecha argentina en general parece buena este año y se espera suministrar peras de buena calidad durante toda la temporada. Durante la etapa de floración, las condiciones climáticas fueron favorables con buenas temperaturas que permitieron una adecuada división celular. En general, los tamaños se ven bien esta temporada, aunque algunos días de viento que vimos al final de la primavera pueden resultar en un daño levemente mayor por el viento este año en comparación con el año pasado.

También hubo una semana de temperaturas muy altas a mediados de enero, lo que puede terminar teniendo un impacto en el estado de la cosecha tardía de Williams. Los volúmenes de esta temporada serán similares o ligeramente inferiores a los de la temporada pasada. Hubo algunas tormentas de granizo dispersas que resultaron en algunas pérdidas de producción. Es bastante común tener algunos eventos menores de granizo cada temporada, pero el impacto siempre es limitado porque el área de cultivo es muy grande de un extremo a otro. El Valle del Río Negro, con su clima seco, abundante suministro de agua, buena amplitud térmica y días soleados, es ideal para peras de buena calidad que son requeridas mundialemente.