Según la estadística de la Bolsa de Comercio de Rosario, quedo sólo detrás de las 4 millones de toneladas que se molieron en enero de la campaña 2015. A pesar de esta marca, el crushing de soja para la producción de harina, pellets y aceite acumula una baja de 12% hasta las 31,6 millones de toneladas en la presente campaña comercial, que se extiende desde abril de 2020 a marzo de 2021.

Este volumen es “sólo equiparable a lo acontecido en las campañas en las que severas sequías afectaron fuertemente a la producción y redujeron la disponibilidad de soja en el mercado local”, señaló el informe de la entidad.

Soja a cosechar - Ramiro Bustinza - Miramar Argentina

Respecto de la recuperación de la molienda de soja en enero, la entidad explicó que el impulso se produjo por la reinstalación del diferencial en el pago de retenciones entre la exportación del poroto procesado (31%) y el que no (33%) y los buenos precios internacionales.

Respecto del último punto, el valor FOB promedio de aceite de soja durante enero fue de US$ 1.032 la tonelada, más de US$ 14 por tonelada por encima del mes anterior; en tanto el precio promedio de la harina se ubicó en US$ 513 la tonelada, cuando el de diciembre se ubicaba en US$ 466.

“Esta mejora en el precio de los subproductos mejora el incentivo a la industrialización del poroto en desmedro de su exportación sin procesar, al contrario de lo ocurrido durante gran parte del 2020”, explicó la BCR. Por último, la entidad bursátil apuntó que “los favorables precios de los derivados de soja han continuado durante febrero, destacándose en particular el aceite de soja que en esta última semana alcanzó máximos en siete años.

Fuente: BCR