La manzana y la granada son dos cultivos muy comunes a nivel mundial. El alto consumo y la competencia en el mercado exigen una producción masiva, consciente de todos los riesgos que pueden afectar la calidad. Las quemaduras solares, la coloración desigual y las especies invasoras son los peligros que enfrentan los productores de estos dos cultivos. Por otro lado, los consumidores demandan cada vez más productos con altas propiedades cualitativas, nutricionales y sensoriales.

El acolchado del suelo generalmente ofrece varias ventajas obvias. Específicamente, las cubiertas de suelo reflectantes blancas están especialmente diseñadas para ayudar a colorear los frutos y dar más luz a las plantas. La luz reflejada también interfiere con la vista de los insectos y reduce la presencia de especies invasoras. Finalmente, afecta las características físicas de las frutas y estimula la síntesis de compuestos importantes como los antioxidantes.

Manzanas para cidra (REUTER)

Esta técnica proporciona los mejores resultados con clones y variedades que tienen dificultad para desarrollar el color, como la manzana y la granada, porque se cultivan bajo mallas antigranizo o en zonas con un rango de temperatura bajo entre el día y la noche.

El secreto está en los aditivos especiales que componen estas cubiertas vegetales, estabilizadas a los rayos UV y capaces de reflejar más del 70% de la luz solar fotosintéticamente activa, proporcionando más luz en las partes inferior e interior del dosel de la planta. En cuanto a las manzanas, esto se traduce en una mejor coloración en un gran grupo de variedades y un 25% más de fruta comercializable. La tela está estabilizada a los rayos UV, es fácil de instalar y se puede usar temporada tras temporada.

Los fuertes refuerzos laterales y el material de alta calidad que compone la tela permiten la instalación de la misma con ganchos y clips para una perfecta colocación en el suelo. Además, esta cubierta vegetal resiste el paso de máquinas.

Para obtener una doble ventaja - mayor protección contra las malas hierbas, manteniendo los beneficios que aporta el reflejo de la luz solar se puede usar un tejido mulching bicolor, blanco en la superficie y negro en el lateral en contacto con el suelo. El efecto principal de la combinación blanco-negro es, de hecho, hacer posible, al mismo tiempo, una mayor protección contra las malas hierbas (lado negro) y mantener el suministro de luz adicional a las plantas (lado blanco), para una mejor coloración de las frutas y un mayor contenido de compuestos nutricionales.

Otro tema tan importante como lo son las redes anti granizo merece un párrafo aparte para lo cual tener en cuenta el color es un parámetro muy importante a la hora de elegirlas. Dependiendo de la variedad y la zona geográfica de cultivo, es necesario utilizar el porcentaje adecuado de sombreado. En regiones donde no hay suficiente sol y para cultivos que requieren un alto porcentaje de sol, se recomiendan redes transparentes; por el contrario, en lugares soleados y en huertos menos vigorosos, la red negra es más adecuada, para asegurar un mejor factor de sombra y reducir los daños causados por quemaduras.