Legisladores cordobeses, aprobaron la ley 26.964 que regula la figura legal del Abogado del Niño.


La Legislatura de la Provincia de Córdoba aprobó el ultimo miércoles, con el recinto repleto, la ley 26.964 para regular la figura legal del Abogado del Niño, que se convertirá en un nuevo y esencial derecho para niñas, niños y adolescentes de toda la provincia.

La Legisladora por Calamuchita, Noemí Gigena de Magalahes, dialogó con Emilio Emiliano en Radio Unna y Vía Calamuchita, sobre la nueva ley.

” Es un proyecto que hemos trabajado durante mucho tiempo. Es un trabajo que realizamos en conjunto con la comisión de asuntos constitucionales, y de la legislación general.”

” Teniamos la necesidad de legislar este tema” manifestó la Legisladora, quien además remarcó que fué un proyecto de todo el bloque de Hacemos por Córdoba y el Legislador Martín Fresneda.

Magalahes, es  Presidenta de la Comisión de Derechos Humanos, que es la comisión madre del proyecto aprobado en la unicameral.

” Los Abogados, deberán realizar una capacitación para trabajar atendiendo a Niños, Niñas y Adolescentes. Es inminente la apertura de un registro de profesionales del derecho. Una vez realizado el registro, se brindará una capacitación, dijo Magalahes.

La ley largamente esperada por organismos estatales y de derechos humanos, así como por estudiantes secundarios, afianza la garantía del derecho a que el interés y la opinión de niñas, niños y adolescentes sea tenida en cuenta en los asuntos que les conciernen.

Los legisladores, aprobaron la ley del Abogado del Niño

La sancionada ley 26.964 crea en el ámbito de la provincia, la figura del “Abogado del Niño” quien actuará representando legalmente los intereses personales e individuales de las niñas, niños y adolescentes en cualquier procedimiento administrativo o judicial en materia civil, de familia, laboral o en el fuero de niñez, adolescencia, violencia familiar y de género, que lo afectare, o penal cuando la niña, niño o adolescente hubiere sido víctima directa o indirecta de un delito, sin perjuicio de la representación complementaria que ejerce el Asesor de Niñez y Juventud.

El proyecto aprobado es una versión compatibilizada de la iniciativa presentada en el 2016 por el legislador Martín Fresneda y una similar presentada por la Secretaría de Niñez, Adolescencia y Familia (SeNAF), a través de la banca del legislador Carlos Gutiérrez.

El titular de SeNAF, José Piñero indicó que esta ley tiende a afianzar la garantía de derechos de niñas, niños y adolescentes, “poniendo a disposición de los chicos y chicas un abogado que defienda sus intereses, que pueden ser distintos a los intereses de sus progenitores, del Estado, o cualquier otro”. Y señaló la función de contralor que puede ejercer el abogado del niño: “el Estado debe velar por los derechos de niñas, niños y adolescentes, pero evidentemente la figura de un profesional que en forma independiente al Estado trabaje por esos derechos, ayuda a garantizarlos”.

“El abogado va a representar al niño, como se suele decir, como si fuera su cliente; tiene que escuchar y defender lo que quiera el niño o niña. Esta es la función esencial”, sintetizó el funcionario.

La nueva normativa establece que el propio niño, niña o joven será el que designe a su abogado luego de haber sido informado o informada del derecho que le asiste a contar con uno, siendo responsable el Estado provincial de los honorarios de la defensa.

La ley 26964 dispone la creación de un registro de abogadas y abogados especializados en la materia que funcionará en la sede del Colegio de Abogados, el funcionamiento y organización será determinado por vía reglamentaria. La autoridad de aplicación, actualmente el Ministerio de Justicia y Derechos Humanos, coordinará con los Colegios de Abogados de la Provincia de Córdoba las acciones que estime indispensables para la implementación y control del Registro Provincial de Abogados del Niño.

La ley sancionada, materializa en la provincia el derecho reconocido a niños, niñas y adolescentes en la ley 9944, la ley nacional 26061 y en la Convención Internacional de los Derechos del Niño.






Comentarios