Continúan los reclamos por la falta de pago de los sueldos.


El pasado Miércoles al mediodía se realizó, en las afueras del hospital SAMIC, una nueva protesta de trabajadores en el marco de un paro por tiempo indeterminado comenzó el 9 de Septiembre.

Empleados nucleados en ATE, UPCN y autoconvocados se congregaron en una olla popular en la que volvieron a reclamar por la difícil situación que atraviesa el servicio de salud de dicho nosocomio y por la falta de pago de los sueldos del mes de agosto.

“No sólo se trata del cobro de los haberes adeudados, de lo cual no tenemos ninguna respuesta todavía, sino del mantenimiento de todo el hospital”, señaló Eduardo Mikulik, trabajador de la UPCN, y continuo: “el interventor desde Buenos Aires se comunica con algunos medios diciendo que está gestionando, pero en definitiva los empleados del hospital no tenemos nada en concreto todavía”.

En una de esas declaraciones, Gastón Ortiz Maldonado dijo que después de las PASO, el 12 de agosto, dejó disposición su renuncia, y que no se la quieren aceptar para no dejar vacío de poder, “pero nosotros tenemos un interventor ausente y directores que no saben dar ningún tipo de respuesta. Si eso no es ausencia no se entiende muy bien a qué se refieren cuando hablan de vacío de poder”, ironizó.

Mikulik agradeció a la comunidad de El Calafate por el apoyo demostrado durante el desfile de la Primavera. “La gente de a poco está entendiendo que el problema es mucho más complejo de lo que parece”.

El integrante de UPCN dijo que más allá de que paguen los salarios el reclamo va a seguir, probablemente de otra manera pero van a continuar, para que se dé respuesta a todas las otras necesidades que atraviesa el SAMIC.

Otra trabajadora, Sol Petruzzio, comentó que “los que empezamos con el Hospital y vimos cómo fue creciendo, durante los últimos dos años notamos hubo un desfinanciamiento y abandono del hospital. Progresivamente lo vimos decrecer. Esto nos entristece mucho como trabajadores” y agregó “esto no tiene que ver con una cuestión política sino con la unión y una lucha de todos los trabajadores, más allá de la política partidaria. Nos preocupa, no sólo los sueldos, sino la falta de financiamiento y presupuesto”.




Comentarios