La gobernadora de la provincia de Buenos Aires recorrió e inauguró una unidad carcelaria modelo para jóvenes de entre 18 y 21 años. 


La gobernadora de la provincia de Buenos Aires, María Eugenia Vidal, dijo que el camino de la seguridad “incluye la reinserción de aquellos que cometieron un delito”, al inaugurar en el partido de Campana una unidad carcelaria modelo, destinada a la reinserción social de de jóvenes de entre 18 y 21 años.

Es un desafío y vamos a seguir muy de cerca lo que pase con esta unidad. Queremos demostrarle a la gente que el camino de la seguridad incluye la reinserción para los que cometieron un delito“, señaló la mandataria bonaerense luego de recorrer el nuevo penal junto al ministro de Justicia provincial, Gustavo Ferrari.

La nueva cárcel ofrecerá a más de 600 jóvenes de entre 18 y 21 años la posibilidad de completar estudios secundarios y terciarios y capacitarse en talleres laborales, para facilitar su reinserción social al momento de que se cumplan sus condenas.

El proyecto prevé la plena ocupación de los internos a través de la educación, el trabajo, el deporte y el abordaje asistencial intensivo, enfocado en la salud y las adicciones.

La Unidad Modelo alojará a jóvenes de sexo masculino que estén cumpliendo una pena menor a los cinco años de reclusión, relacionada solo con delitos como robos, hurtos o encubrimientos.

“Esta es la primera cárcel que se construye en 20 años”, remarcó la Gobernadora tras apuntar que cuando asumió su gestión, se encontró “con un sistema penitenciario abandonado”.

Explicó que, desde el próximo lunes, a esta nueva cárcel llegarán detenidos de otras unidades, que “no son homicidas, no son secuestradores ni violadores”. “Han robado, y lo que suceda en su tiempo de detención es clave para que no cometan otros delitos”, subrayó.

Agregó que previo a las reformas que impulso el gobierno bonaerense, “los detenidos no tenían qué hacer durante el día, no trabajaban ni estudiaban, y no tenían ni espacio de recreación”.

“Esto empezó a cambiar. Ahora habrá 3.000 plazas nuevas para fin de año y la mayoría de los detenidos hoy estudia o trabaja”, informó Vidal.

La mandataria reconoció que el desafío “no solo fue el de trabajar en un sistema carcelario abandonado, sino mostrar que la reinserción es posible, porque lo que pasa adentro de las cárceles también tiene que ver con la seguridad”.

Según números oficiales, en el sistema carcelario bonaerense se encuentran alojados 3.567 jóvenes que tienen entre 18 y 21 años,que conforman la población más vulnerable. De este total, un 7% tiene 18 años, un 19% tiene 19 años, 31% tiene 20 años y el 43% tiene 21.

El 97% son hombres y más de la mitad (58%) ha ingresado por cometer delitos contra la propiedad.

“No alcanza con la reforma en la Policía o el Poder Judicial, no alcanza con políticas sociales si además no nos ocupamos del sistema carcelario”, sostuvo Vidal.

Para la gobernadora, “años atrás muchos miraron para otro lado, pensando que lo que pasaba acá dentro no lo sabia nadie”, en relación a la situación dentro de los penales.






Comentarios