La principal hipótesis de la investigación es que se trató de algún tipo de venganza o ajuste de cuentas relacionado con el narcotráfico.


Un joven de 23 años fue asesinado de un balazo en el pecho en una casa del barrio porteño de Caballito y la principal hipótesis es que pudo tratarse de un narco crimen ejecutado por dos sicarios, ya que en la vivienda se encontraron seis paquetes de marihuana, informaron este viernes fuentes policiales.

La víctima fue identificada por los voceros como Camilo Caupolican Escobar, cuyos familiares declararon tras el asesinato que el 31 de diciembre último había mantenido un altercado por cuestiones de dinero con tres personas en el barrio porteño de Parque Avellaneda, circunstancia que ahora es también objeto de investigación.

El episodio ocurrió el jueves, poco antes de la medianoche, en una vivienda situada en Neuquén 1259, de ese barrio porteño, a la que Escobar llegó con un amigo.

Según la reconstrucción del episodio realizada por la policía, cuando ambos estaban en el interior de la vivienda junto al dueño de casa, alguien tocó el timbre y Escobar abrió.

Las fuentes informaron que al abrir la puerta, el joven se encontró cara a cara con un hombre armado que, sin mediar palabra, le efectuó un disparo en el pecho, relataron los voceros.

El atacante escapó del lugar a pie junto con otra persona, de acuerdo con lo relatado por ocasionales testigos, agregaron los informantes.

El amigo de la víctima se aproximó para asistirla y la acostó en la vereda mientras pedía auxilio, en tanto el dueño de la vivienda abandonó el lugar corriendo y por el momento se mantiene prófugo, dijeron a  la agencia Télam fuentes directamente vinculadas con la investigación.

Alertados del hecho, efectivos de la Comisaría Vecinal 6 A de la Policía de la Ciudad, con jurisdicción en la zona, llegaron al lugar y convocaron al Sistema de Atención Médica de Emergencias (SAME), cuyos médicos arribaron para auxiliar al baleado, aunque ya había fallecido, dijeron las fuentes.

La policía valló el ingreso a la vivienda y perimetró la zona de la vereda a la que da la puerta de la casa para preservar la escena con el fin de que los peritos de la Policía Científica pudieran recolectar evidencias y levantar huellas del lugar.

Una vez alertada del hecho la titular de la fiscalía Nacional en lo Criminal y Correccional 59, Laura Belloqui, la policía ingresó en la vivienda, donde encontró seis paquetes con picadura de marihuana compactada, envueltos en film transparente.

Ese hallazgo dio lugar a la principal hipótesis de la investigación, orientada a la posibilidad de que el asesinato tenga vinculaciones con algún tipo de venganza o ajuste de cuentas relacionado con el narcotráfico, dijeron los informantes.






Comentarios