El teniente primero Marcelo Pablo Acuña dio la voz de alto a ladrones mientras se daban a la fuga. Llegó a dar dos disparos, pero se le trabó el arma y murió baleado. 


Este jueves por la mañana se realizó el funeral de Marcelo Pablo Acuña, el policía asesinado por los delincuentes que robaron días atrás una financiera en la localidad bonaerense de Vicente López. 

El teniente primero Acuña interceptó a los ladrones cuando empezaban a darse a la fuga, llegó a dar dos disparos, pero se le trabó su arma reglamentaria y fue brutalmente asesinado a balazos

Las imágenes difundidas muestran puede apreciarse al uniformado que los enfrentó, con el arma en su mano derecha y a la espera de la salida de los ladrones, mientras a su lado ya aparecía en escena la camioneta Renault Duster, que aguardaba por la banda.

En primera instancia los autores del robo huyeron en contramano por la avenida San Martín e intentaron esquivar los autos que circulaban de frente. En ese interín, Acuña los enfrentó a los tiros pero un percance con su pistola le impidió interrumpir la fuga. 

El asalto se produjo en una financiera ubicada en avenida Maipú y San Martín, a 500 metros de la Quinta presidencial de Olivos. Tres de los delincuentes escaparon en el Renault Logan de Acuña, el policía asesinado, y lo abandonaron a unos 150 metros.

Continuaron la fuga en una Renault Duster negra, hasta que chocaron contra un patrullero en el cruce de Sahores y Villa Grande, Florida. Todos, salvo uno que sigue prófugo, fueron detenidos.






Comentarios