Se trata de "La Queen", un artista independiente que se autodefine como "la sensación drag de la música argentina". 


Lejos de pasar desapercibido y despojado de cualquier prejuicio, Walter Javier elige mostrarse como es: se enorgullece de sus facciones femeninas, de su cuerpo delgado y de su pelo multicolor. Hace tres meses abrió un perfil en Instagram y presentó a “La Queen”, su personaje drag que usa para hacer trap, el estilo musical de moda entre los millennials. Actualmente acumula más de 13 mil seguidores, sus videos son un éxito en la web y tiene al Fuerte Apache revolucionado.

“Lo que yo hago es algo único en el país. Fusiono el drag, que es crear un personaje femenino con características muy marcadas, con la música. Y encima elegí meterme en el mundo del trap, que lo conocido que suena es todo para héteros. Yo hago música para todas, todos y todes, aunque mi público es mayormente gay”, contó en diálogo con Vía País.

Sobre su estilo de drag, “La Queen”, como le gusta que le digan, explicó que prefiere el “fishy”, que es el que busca ser lo más parecido posible a una mujer. “Tengo facciones de mujer y aprovecho eso. No soy de usar mucha ropa tampoco. Me gusta mostrarme más al desnudo”, agregó entre risas.

Hace algunas semanas, “La Queen” lanzó su primer videoclip “Dile Que” (su canal de YouTube supera las 15 mil suscripciones) y se describió como un “artista totalmente independiente”. “Me dedico a la música desde que tengo 14. Hago los instrumentales o se los compro a amigos. Tengo un mini estudio en mi habitación y ahí me grabo, me edito, masterizo los temas. Nadie me ayuda en nada. Es todo a pulmón”, sostuvo.

“¿Cómo es la reacción en el barrio? Uff. Ser marica en Fuerte Apache es tremendo. Pero la verdad es que tuve mucha suerte: a mis vecinos les encanta, me conocen de toda la vida. En el día a día soy yo, salgo lo más marica posible. Siempre fui a así y nunca tuve miedo. Al contrario, las veces que me discriminaron o sufrí algún tipo de violencia fue fuera del barrio”, recordó.

Por fuera de su personaje, Walter aún no decidió qué le gustaría estudiar, aunque pasó por Relaciones Públicas, Acrobacia, Turismo y el año que viene comenzará Comunicación Social. De lo que sí está seguro es de que su mamá adoptiva es su gran sostén. “Mis papás biológicos me abandonaron”, expresó. “Mi mamá del corazón se llama Nélida y me banca en todo. A ella le encanta lo que hago, me apoya, me pregunta por cada paso que doy y hasta me presta su ropa”, reveló.

Lejos de querer irse de Fuerte Apache, Walter sueña con llegar a la fama y poder ayudar sus vecinos. “Me encantaría ayudar al barrio y visibilizar a la comunidad gay. Mi sueño es hacer un show, que todos me conozcan y poder colaborar con todas las necesidades que tenemos”, cerró.






Comentarios