Por allí desfilan la mayoría de los funcionarios de la primera línea del Gabinete, quienes se muestran abiertos a mantener charlas mano a mano con periodistas argentinos y extranjeros.


El gobierno de Mauricio Macri convirtió al Centro Internacional de Medios, la sede oficial de prensa del G20, en una vidriera de propaganda. Por allí desfilan la mayoría de los funcionarios de la primera línea del Gabinete, quienes se muestran abiertos a mantener charlas mano a mano con periodistas argentinos y extranjeros y se preocupan por resaltar la política de apertura al mundo de la gestión de Cambiemos.

Centro de Prensa G20 (Web)

Sí hay un asunto vedado, pudo saber La Voz/Los Andes: el fútbol. Del River-Boca suspendido dos veces no se dice ni una palabra.

El objetivo de la presencia permanente de funcionarios argentinos en la sede oficial de prensa de la cumbre, según comentaron fuentes gubernamentales a este diario, es levantarle el perfil a una administración golpeada por la crisis económica y resaltar ante los medios los esfuerzos por reinsertar a la Argentina en el contexto internacional.

Centro de Prensa G20 (Web)

El Centro Internacional de Medios (IMC, por sus siglas en inglés) funciona en el complejo de salones Parque Norte, cercano a la cancha de River, y es el lugar de trabajo de los más de 2.600 periodistas acreditados para la cobertura de la cumbre, entre cronistas gráficos, televisivos y radiales, camarógrafos y fotógrafos.

Centro de Prensa G20 (Web)

Pero lejos de ser una usina de noticias, a este lugar solamente concurren los funcionarios nacionales, porque el resto de las delegaciones extranjeras desarrollan sus actividades únicamente en el complejo de salones Costa Salguero, donde los 38 líderes —mandatarios del G20, presidentes invitados y jefes de organismos internacionales— realizan las deliberaciones.

Costa Salguero está ubicado a 5 kilómetros de la sede de prensa de Parque Norte. Los periodistas no pueden ir hasta Costa Salguero sino a través de ómnibus registrados para especialmente para ingresar y siempre y cuando hayan estado debidamente inscriptos para una cobertura determinada.

Por ejemplo, para asistir a la conferencia de prensa que Macri brindará esta tarde en Costa Salguero deben estar inscriptos con un día de antelación y contar con una pool card, un papelito que deben mostrar para cumplir el objetivo periodístico.

Por eso, la presencia de funcionarios argentinos en el IMC también sirve para otorgar un poco de contenido informativo a esta suerte de burbuja, en la que se puede cubrir la cumbre solamente a través de streaming, como lo podría hacer cualquier persona desde su casa teniendo una conexión a internet.

Por caso, la conexión a internet en el IMC estuvo ayer varias veces interrumpida por fallas, lo que provocó malestar entre periodistas argentinos y extranjeros, con recurrentes quejas a los organizadores.

Desfile

Salvo Dante Sica (Producción), Oscar Aguad (Defensa) y Carolina Stanley (Desarrollo Social), todos los ministros y varios secretarios de Estado argentinos ya han visitado el IMC, han recorrido la galería de exhibición de productos comestibles de fabricación nacional, así como la muestra de diseño y arte argentinos, y han concedido entrevistas a periodistas en el patio de comidas, donde montaron un living para conversar y salir por TV.

El jueves aparecieron por sorpresa, sin figurar en el programa, el jefe de Gabinete, Marcos Peña, y el ministro de Interior, Rogelio Frigerio, además de Hernán Lombardi, jefe del Sistema de Medios, y Fernando de Andreis, secretario general de la Presidencia.

Ayer fue al IMC la ministra de Seguridad, Patricia Bullrich, que explicó en inglés cómo es el operativo de seguridad de la cumbre, y también había estado el jueves, horas antes de la apertura formal del centro.

Asimismo, desfilaron por el IMC Guillermo Dietrich (ministro de Transporte), Alejandro Finocchiaro (de Educación) y Jorge Faurie (de Relaciones Exteriores), quien protagonizó una conferencia de prensa caótica y de apenas diez minutos pese al tamaño y la complejidad de la cumbre global, con decenas de periodistas amontonados a su alrededor, entre cámaras, celulares y micrófonos.

Pese a que se trata nada menos que del canciller, la presencia de Faurie en el IMC tampoco había sido anunciada con anterioridad, al igual que la del ministro de Hacienda, Nicolás Dujovne, quien de repente apareció por la mañana y también brindó una conferencia de prensa improvisada en la que destacó el “fuerte apoyo” de Donald Trump al Gobierno argentino.

Para hoy está prevista la presencia de Luis Miguel Etchevehere (exministro y actual secretario de Agroindustria), Gustavo Santos (exministro y actual secretario de Turismo) y, por tercera vez, Patricia Bullrich.


En esta nota:

G20 Politica Otras




Comentarios