Lo informó el abogado Ismael Jalil, representante de los dos jóvenes detenidos en Floresta por su presunta vinculación a la organización.


El abogado Ismael Jalil, representante de los dos jóvenes detenidos en Floresta por su presunta vinculación a la organización chiíta libanesa Hezbollah, anunció este viernes que presentará una denuncia “contra el Estado nacional, por la persecución” a la comunidad islámica “en función de su forma de pensar, origen, religión”.

El letrado sostuvo que para impulsar los arrestos se cuestionó a los jóvenes Axel Ezequiel Abraham Salomon, de 25 años, y Kevin Gamal Abraham Salomon, de 23, por las visitas que realizaron al Líbano donde tienen familiares.

En ese sentido, argumentó: “Parece que ir a visitar familia al Líbano es un delito”.

“¿Pero qué pasa si un ciudadano de origen italiano viaja a la tierra de sus ancestros? ¿Acaso no puede hacerlo? Esta es una hipótesis de conflicto investida por la cercanía de la cumbre del G-20. El Gobierno Argentino se comporta como un esclavo con látigo al servicio de los Estados Unidos?, apuntó Jalil.

En una conferencia de prensa ofrecida en la sede de la Federación de Entidades Árabes de Argentina, el letrado estimó que con esta causa se persigue “a una comunidad que es sinónimo de trabajo, palabras, respeto, moral y ética”, y que esas son cualidades que “no tienen” quienes impulsan esta denuncia.

En otro orden, el abogado aseguró que las armas incautadas a los imputados pertenecen a un abuelo de los jóvenes, “están declaradas, nunca fueron retiradas de la casa donde fueron secuestradas y no están adulterada”.

“Esta causa se originó por un denuncia presentada por la DAIA en enero de este año y se procede ahora, cuando quedan pocos días para el comienzo del G-20. Uno de mis defendidos, Gamal, viajó al Líbano e Irán, donde hizo estudios religiosos y tiene certificados de esos cursos en farsí e inglés. No tiene nada que ver con el terrorismo y las armas”, remarcó Jalil.

Durante el allanamiento se incautaron una carabina Mauser calibre 7.65 con mira telescópica; una escopeta calibre 16; dos revólveres calibre 38 largo, una pistola Bersa calibre 22; un revólver calibre 25, dos revólveres calibre 22, una carabina de aire comprimido; cuatro cuchillos tipo militar de gran tamaño; municiones de escopeta calibre 36 y 16; trece peines con cinco cartuchos cada uno calibre 7.65 Mauser; 22 cartuchos calibre 7.65 Mauser; doscientos cartuchos calibre 22 y quince cartuchos calibre 38 largo.

Y, por último, agregó: “Han desatado una persecución contra una comunidad, pero no nos van a doblegar porque vamos a limpiar el nombre de esta familia y seguiremos hasta que estos dos chicos estén de nuevo en las calles”.

La causa está a cargo del juez federal de Lomas de Zamora Alberto Santa Marina, y se informó que ambos jóvenes declararon y seguirán presos por el momento.

Ambos solicitaron la excarcelación, pero el beneficio fue rechazado por el juez y por el fiscal del caso, Guillermo Marijuán.






Comentarios