La medida fue adoptada por el juez nacional Martín Yadarola. El cantante se encuentra alojado en el Programa Interministerial de Salud Mental Argentino.


La causa que se le sigue al ex cantante de Viejas Locas Cristian “Pity” Álvarez por haber asesinado a tiros a un joven en el barrio porteño de Villa Lugano fue elevada este jueves a juicio, a menos de cuatro meses de ocurrido el hecho, informaron fuentes judiciales.

La medida fue adoptada por el juez nacional en lo Criminal y Correccional 4, Martín Yadarola, quien declaró clausurada la instrucción y remitió el expediente a sorteo para que se designe el tribunal que va a intervenir.

En la resolución, el juez señaló que la defensa de Álvarez (46), a cargo de un abogado público, había solicitado su sobreseimiento, pero no se opuso a la elevación a juicio ni optó por la posibilidad de que intervenga un tribunal colegiado o unipersonal.

Además, el magistrado ordenó que se ponga a disposición del tribunal oral que resulte sorteado la pistola calibre .25 que se cree que utilizó Álvarez en el hecho y dinero en dólares que se halló en su poder.

Mientras tanto, “Pity” se encuentra alojado junto a unas 30 personas en el Programa Interministerial de Salud Mental Argentino (Prisma) de la cárcel de Ezeiza, donde se le realizó un tratamiento por su adicción a las drogas, dijo a Télam un allegado al músico.

También se le efectuaron estudios que demostraron que el cantante es “imputable”, es decir que comprendió la criminalidad de los hechos cuando mató a Cristian Díaz, especialmente por todas las acciones que realizó después del homicidio.

Durante su estadía en prisión, Álvarez participa de un taller de percusión que hay en el penal, junto a otros internos que no son famosos, y habitualmente recibe la visita de su madre y de algunos amigos.






Comentarios