El vehículo tiene motor de Gilera, frenos de Fiat Duna y asientos de karting. Tardó cuatro años en construirlo. 


Jorge “Bocha” Ignacio se ganó el título de “mejor abuelo del mundo“. ¿Por qué? Le hizo un mini colectivo a su nieta y es la envidia del barrio.

El hombre de 60 años es mecánico de colectivos desde los 21. Trabajó en la línea 106, pasó por las 124, 34 y, desde hace tres años, trabaja en la línea 109 (Liniers – Correo Central).

Su nieta Candela le hizo un pedido especial hace un tiempo: quería un colectivo sólo para ella. El abuelo no hizo más que darle el gusto y después de cuatro años de trabajo logró la réplica de la línea 109.

Tiene capacidad para siete pasajeros. El chasis y la carrocería fueron creados por el mecánico, el colectivo fue pintado y fileteado como si fuera uno original.

Tiene motor de Gilera, frenos de Fiat Duna y asientos de karting. Tiene la patente de la Gilera, pero no está autorizado para circular en la vía pública, salvo que pida permiso.

Para el viaje de bautismo completaron el recorrido de Liniers hasta el Correo Central. En el trayecto, lo acompañó la policía. “No paraban de filmarme y sacarme fotos”, recordó el hombre a Clarín.

Candela ya no anda más en el colectivo pero como Jorge no quiere venderlo, los domingos va a la plaza Terán, en el barrio de Villa Real, y lleva a pasear a los chicos.






Comentarios