El cuerpo no presentaba lesiones compatibles con abuso sexual. Por el crimen de la niña de 10 años quedaron detenidos sus tíos.


Sheila Alejandra Ayala, la niña de 10 años que era buscada desde el domingo y fue encontrada asesinada en la localidad bonaerense de San Miguel, murió estrangulada, según los primeros datos de la autopsia. No obstante, el cuerpo no presentaba lesiones compatibles con abuso sexual.

Los datos preliminares aportados por los investigadores señalan que la pequeña tenía un “surco de ahorcadura de 3 cm de ancho” en su cuello, según informaron fuentes del caso al diario Clarín. Además presentaba “fracturas no vitales de los arcos costales anteriores derecho e izquierdo”.

Según el mismo medio, los investigadores no descartan que Sheila haya sido atacada con fines de abuso pero que el autor no haya llegado a consumar el hecho.

El cuerpo de la nena fue encontrado este jueves por la Policía dentro de un bolsa, en un hueco entre dos paredes a pocos metros de la casa de sus tíos, quienes fueron detenidos.






Comentarios