Los delincuentes escaparon por los techos, pero fueron detenidos minutos después. Investigan si fue un robo o una venganza.


Dos delincuentes armados sorprendieron al fiscal de Lanús, Sergio Schafer, en su vivienda ubicada en la localidad bonaerense de Temperley. Lo golpearon, le robaron y escaparon por los techos. Tras una persecución fueron detenidos. Ahora la policía investiga si fue un robo al voleo o si tenían “marcado” al funcionario judicial por alguna venganza.

La entradera se produjo el viernes a las 15 horas, cuando el fiscal estaba entrando el auto a su vivienda ubicada en Zapiola al 800, en Turdera. Un vecino alertó la situación y dio aviso al 911.

Cuando la policía entró en la casa del funcionario judicial lo encontró maniatado y había sido golpeado, pero estaba consciente y pudo describir a los dos delincuentes, de 18 y 22 años, y detallar las pertenencias que le habían robado. Allí se inició la búsqueda que terminó en la captura de los mismos.

Uno de los ladrones fue atrapado cuando intentaba bajar en la vivienda de un vecino sobre la calle Esquiú, el otro fue atrapado cuando trepaba a un árbol. “Me van a tener que matar, no me van a llevar”, gritaba el segundo mientras tiraba patadas y trompadas para evitar ser detenido, indicó la agencia Noticias Argentinas.

Entre el botín que habían robado, la policía pudo incautar: 801 dólares, 5.000 pesos y dos relojes, que fueron reconocidos por Schafer. Además, uno de los delincuentes llevaba su billetera con una tarjeta SUBE.

A lo largo del trayecto que hicieron los ladrones para escapar fueron descartando parte del botín: la llave de un portón de la casa del fiscal, una gorra, dos teléfonos celulares, 2.500 pesos y una pistola calibre 9 milímetros con ocho cartuchos del mismo calibre, que había sido usada para la entradera.






Comentarios