Fue uno de los momentos más emotivos, donde el Obelisco se tiñó de celeste y blanco y dio inicio a la competencia deportiva.


Un gran despliegue se vivió en la ceremonia inaugural de los Juegos Olímpicos de la Juventud 2018. Distintas proyecciones en el Obelisco y fuegos artificiales, sorprendieron a una gran cantidad de porteños que se acercaron al centro de la ciudad para vivir lo que fue toda una fiesta. Uno de los momentos más emotivos fue la entonación del himno nacional, que en este caso fue interpretado por la actriz Ángela Torres.

Fue ahí, cuando el Obelisco se tiñó de celeste y blanco, al mismo tiempo que un acróbata descendía con una bandera argentina flameando. Así, se dio inicio a la competencia olímpica que por estos días se convirtió en la gran protagonista de la ciudad.

La ceremonia contó con la conducción del periodista Matías Martín, y desde el primer minuto se pudo ver a las distintas delegaciones de atletas con sus celulares captando cada momento.




Comentarios